Hoy me ha atendido un funcionario. Reconozco que entraba a la institución con un leve sudor frío de desconfianza y la ignorancia propia del ciudadano medio. Me ha atendido con una sonrisa, con cortesía y profesionalidad. Y lo que es es mejor, me ha dado una muy buena recomendación para ahorrarme un dinerillo que la verdad, me venía muy bien.

He salido victoriosa, con ganas de invitarle a un café al menos por el consejo. El día era brillante y los pajarillos me saludaban a la pasar (vale, eso no es cierto pero ya sabéis a qué tipo de sentimiento me refiero). Yo era una clienta satisfecha y salía con una experiencia de “compra” muy superior a las expectativas que tenía sobre el servicio.

En nuestro negocios y día a día quien hace la marca o el producto no son las campañas publicitarias, ni las políticas de calidad que implantemos: son las personas. La persona que decide ser un profesional y dar a su cliente una experiencia de compra acorde con sus necesidades y si puede ser superior a sus expectativas. Ni más ni menos.

Cuando estés pensando en tu marca, en tu empresa o en tu nuevo proyecto relájate con esos planes de empresa interminables y estrategias comerciales. Deja de pasar horas maquinando y pregúntate: ¿son las personas de mi empresa capaces de dar soluciones? ¿qué hacen realmente (porque una cosa es lo que dicen las normas y otro la realidad)?. Bájate de tu pedestal y mira a los ojos a tu cliente: ¿te sonríe?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

CERRAR